Pancreatitis

pancreatitis¿Qué es la pancreatitis?


Existen dos tipos de pancreatitis, la crónica y la aguda. Ambos son inflamaciones del páncreas, la glándula que produce las enzimas digestivas utilizadas por el cuerpo para metabolizar carbohidratos y grasas, así como la hormona insulina.

Los síntomas de la pancreatitis aguda son típicamente severos y necesitan ser tratados. De no ser así, se puede desarrollar quistes pancreáticos, abscesos y fugas de líquido pancreático en el abdomen, lo que puede conducir a otros problemas a largo plazo o incluso la muerte. El shock es una complicación potencialmente mortal de la pancreatitis aguda.

La pancreatitis crónica se desarrolla durante varios años, por lo general después de un historial de ataques recurrentes de pancreatitis aguda. La pancreatitis crónica puede provocar la pérdida de la capacidad para secretar las enzimas que el cuerpo necesita durante la digestión de los alimentos.

La condición resultante, conocida como insuficiencia pancreática, es una característica principal de esta enfermedad y es señalada por la pérdida de peso, ya sea gradual o repentina, además de heces fétidas o diarreas. La pancreatitis crónica también puede conducir a la diabetes mellitus y la calcificación pancreática, o sea, la formación de pequeños depósitos de calcio en el páncreas.

¿Qué causa la pancreatitis?

La pancreatitis aguda se asocia con el consumo de alcohol en exceso y los cálculos biliares, pero también puede surgir como resultado de  infecciones virales y bacterianas, medicamentos, obstrucción del conducto pancreático, trauma o cirugía en el abdomen, niveles elevados de calcio, o niveles extremadamente altos de triglicéridos.

Estos factores parecen alentar a las enzimas digestivas del páncreas para que actúen en el propio páncreas, causando inflamación, hemorragia y daño a los vasos sanguíneos del área.


El consumo excesivo de alcohol es la causa más frecuente de insuficiencia pancreática en los adultos, mientras que la principal causa de insuficiencia pancreática en niños es la fibrosis quística. De ahí que la herencia pueda desempeñar un papel importante cuando de pancreatitis se hable.

La ecografía abdominal y la pancreatitis

Generalmente los especialistas recomiendan la realización de una ecografía abdominal para:

  • Encontrar la causa del dolor abdominal.
  • Buscar, medir o monitorear un aneurisma en la aorta, ya que un aneurisma puede provocar una protuberancia grande y pulsante en el abdomen.
  • Comprobar el tamaño, la forma y la posición del hígado. El ultrasonido puede realizarse para evaluar la ictericia y otros problemas del hígado, incluyendo masas hepáticas, cirrosis, depósitos de grasa en el hígado, o pruebas de función hepática anormales.
  • Detectar cálculos biliares, inflamación de la vesícula biliar (colecistitis), o conductos biliares bloqueados.
  • Conocer el tamaño de un agrandamiento del bazo, o detectar un posible daño o enfermedad.
  • Encontrar problemas con el páncreas, tales como un tumor de páncreas.
  • Para saber si una masa en cualquiera de los órganos abdominales (por ejemplo, el hígado) es un tumor sólido o un quiste lleno de líquido sencilla.

Guiar la colocación de una aguja u otro instrumento durante una biopsia. 

libro-ferritinaIMPORTANTE: Descarga completamente GRATIS nuestro libro electrónico; "Vesícula Biliar. Dieta y Tratamiento Natural", con el que serás capaz de:

  • Conocer sobre la mejor dieta para propiciar una buena salud biliar.
  • Saber los 5 mejores remedios caseros para aliviar(inmediatamente) el dolor de besícula biliar.
  • Aprender, paso a paso, el método de limpieza del hígado para eliminar TODOS tus cálculos biliares naturalmente.