Cálculos biliares

calculos biliaresLos cálculos biliares son depósitos similares a cristales que se forman en la vesícula biliar, un órgano pequeño con forma de pera que almacena la bilis, el líquido digestivo producido por el hígado.


Estos depósitos pueden ser tan diminutos como un grano de arena o tan grandes como una pelota de golf, duros o blandos, lisos o irregulares. Una persona puede tener varios cálculos biliares o uno solamente.

Muchos hombres y mujeres desarrollan cálculos biliares en algún momento de la vida, pero la mayoría de ellos no son conscientes de esto. Siendo así, lo más probable es que no le hagan daño,  los cálculos biliares que simplemente se mantienen flotando en el interior de la vesícula por lo general no causan síntomas ni daños. Se les conoce como cálculos “silenciosos” y casi siempre pasan desapercibidos, a menos que aparezcan en una ecografía realizada por otra razón. Sin embargo, cuanto más tiempo se tenga una piedra en la vesícula biliar, existen más posibilidades de que se convierta en un problema. Se dice que las personas que tienen cálculos biliares sin síntomas, presentan un 20% de probabilidad de padecer un episodio doloroso durante su vida.

Cuando se presentan síntomas, por lo general se debe a que el cálculo biliar se ha movido y ha quedado atrapado dentro de algún conducto que transporta la bilis, como el conducto cístico, un pequeño conducto que conecta la vesícula biliar con el llamado conducto biliar común. El síntoma típico aquí es el dolor abdominal, tal vez acompañado de náuseas, indigestión, o fiebre. El dolor, causado por las contracciones de la vesícula biliar contra el cálculo, generalmente se produce después de una hora de haber comido mucho o durante la noche.

Las piedras biliares también pueden obstruir el conducto biliar común, que transporta la bilis hacia el intestino delgado y los conductos hepáticos. Esta obstrucción puede propiciar la inflamación e infección de dicha vía, que al estar unida al conducto pancreático en el intestino delgado puede conducir a la inflamación del páncreas o pancreatitis por cálculos biliares.

Otra condición más rara y peligrosa relacionada con los cálculos biliares, se presenta con mayor frecuencia en mujeres de edad avanzada. Se trata de cálculos que emigran al intestino delgado y bloquean el paso al intestino grueso, causando síntomas que incluyen vómitos intensos y frecuentes.

Aunque los cálculos biliares están presentes en aproximadamente el 80% de las personas con cáncer de vesícula biliar, no se sabe si juegan un papel determinante, a menos que sean cálculos muy grandes, con más de 3 centímetros de diámetro.

Los cálculos biliares son más comunes en personas mayores de 60 años, que son obesas o han perdido mucho peso en un corto período de tiempo, en las que padecen de diabetes y en mujeres que han tenido múltiples embarazos y que toman hormonas para terapia de reemplazo o píldoras anticonceptivas.


¿Qué causa los cálculos biliares?

La función principal de la vesícula biliar es almacenar la bilis, un líquido de color marrón o amarillento que ayuda al cuerpo a descomponer los alimentos grasos. Cuando una persona come, la vesícula libera la bilis acumulada en el conducto cístico. Desde allí el fluido pasa a través del conducto biliar común hasta el intestino delgado para mezclarse con la comida.

Entre los principales componentes de la bilis se encuentran el colesterol y los ácidos biliares. Normalmente, la concentración de ácidos biliares es suficiente para desintegrar el colesterol y mantenerlo en estado líquido, sin embargo una dieta alta en grasas puede volcar este delicado equilibrio, provocando que el hígado produzca más colesterol del que realmente puede manejar. Como resultado, este exceso de colesterol comienza a solidificarse en forma de cristales, lo que llamamos cálculos biliares. Alrededor del 80% de todos los cálculos biliares se forman de esta manera, el 20% restante se compone de calcio mezclado con el pigmento biliar y son llamados cálculos de pigmento.

Pero los cálculos biliares pueden formarse incluso en las personas que comen correctamente. Los investigadores han encontrado que una dieta muy baja en grasa también puede contribuir a la formación de cálculos biliares, ya que con pocos alimentos grasos para digerir, la vesícula biliar entra en funcionamiento con menos frecuencia de lo habitual, por lo que el colesterol tiene más tiempo para solidificarse. Otros factores también pueden reducir la actividad de la vesícula biliar y dar lugar a la formación de cálculos biliares, como la cirrosis, el uso de píldoras anticonceptivas o terapia de reemplazo hormonal y el embarazo.

Los antecedentes familiares, la diabetes, pérdida repentina de peso, el consumo de medicamentos para el colesterol y la edad avanzada, también pueden aumentar el riesgo de padecer cálculos biliares.

libro-ferritinaIMPORTANTE: Descarga completamente GRATIS nuestro libro electrónico; "Vesícula Biliar. Dieta y Tratamiento Natural", con el que serás capaz de:

  • Conocer sobre la mejor dieta para propiciar una buena salud biliar.
  • Saber los 5 mejores remedios caseros para aliviar(inmediatamente) el dolor de besícula biliar.
  • Aprender, paso a paso, el método de limpieza del hígado para eliminar TODOS tus cálculos biliares naturalmente.